“Grebennikov: El Fenómeno Natural de Anti-gravitación e Invisibilidad en insectos debido al Efecto de la Estructura de Cavidad (CSE)

Introducción

Por lu. N. Cherednichenko, investigador, Laboratorio de Biofísica, Instituto de patología humana y ecología, Academia Rusa de ciencias médicas.

Viktor Stepanovich Grebennikov es un naturalista, un entomólogo profesional, un artista -en pocas palabras, un intelectual con una amplia gama de intereses y actividades. Es conocido por muchos como el descubridor del Efecto Cavernoso de Estructuras (CSE). Pero muy pocas personas están familiarizadas con su otro descubrimiento, que también toma prestado de la Naturaleza y sus secretos más íntimos.

Por el año 1988 descubrió los efectos anti-gravitacionales de la cáscara de quitina de ciertos insectos. Pero el más impresionante fenómeno concomitante descubierto al mismo tiempo fue la de invisibilidad total o parcial o de la distorsionada percepción de objetos materiales que entran en la zona de gravedad compensada.

Basado en este descubrimiento, el autor utiliza principios biónicos para diseñar y construir una plataforma anti-gravitacional para vuelos dirigibles a la velocidad de hasta 25 km/min. Desde 1991-92 ha utilizado este dispositivo para rápida transportación.

Los efectos bio-gravitacionales son un amplio espectro de fenómenos naturales, que al parecer no se limitan a sólo unas pocas especies de insectos. Hay muchos datos empíricos para apoyar la posibilidad de un peso disminuído o levitación completa de objetos materiales como un resultado de la acción humana psico-física dirigida (telequinesis) –por ejemplo la levitación del yogui practicante de meditación trascendental según el método del Maharishi. Se conocen casos de levitaciones de médiums durante sesiones de espiritismo. Sin embargo, sería un error pensar que estas habilidades se encuentran sólo en personas que están dotadas por la naturaleza.

Estoy convencido de que estas habilidades son una regularidad biológica bajo estudio. Como se sabe, peso humano cae significativamente en el estado de automatismo sonambulístico (sonambulismo). Durante sus viajes nocturnos, 80-90 Kg. de los sonámbulos son capaces de pisar planchas delgadas, o pasar sobre personas durmiendo al lado de ellos sin causarles este último ningún malestar físico (salvo el susto). Algunos casos clínicos de epilépticos no espasmódicos llegan a menudo a resultar a corto plazo en una transformación reversible de la personalidad (personas en ese estado son denominadas comúnmente como “poseídos”), mediante el cual una niña flaca y agotada, o un niño de diez años adquieren la destreza física de un atleta entrenado.

Actualmente este fenómeno psicológico se conoce como síndrome de personalidad múltiple porque difiere significativamente del clásico complejo de síntomas de epilepsia. Estos casos clínicos son bien conocidos y bien documentados. Sin embargo, fenómenos acompañados de un cambio en el peso de los seres humanos o de los objetos materiales no se limitan a patologías funcionales del organismo.

Personas sanas en el estado de estrés psicológico agudo causado por una situación potencialmente mortal o una fuerte motivación para lograr un objetivo de vital importancia tienen la capacidad de superar espontáneamente obstáculos insuperables en su condición normal –por ejemplo para levantar enormes pesos, etc.. Estos fenómenos comúnmente se explican por una movilización extrema de fuerza muscular, pero cálculos precisos no están de acuerdo con dicha hipótesis. Al parecer, los atletas (saltadores de altura, levantadores de pesas, corredores) han desarrollado particularmente mecanismos bio-anti-gravitacionales.

Su rendimiento atlético es mayormente (si no totalmente) determinado no tanto por el rigor de su formación como por su preparación psicológica. Si una tarea científica exacta trata de estudiar las anomalías del peso humano en varios estados psico-fisiológicos fuesen establecidos y medios técnicos de control de peso dinámico creados, entonces tendríamos datos objetivos sobre este fenómeno inusual.

También hay evidencia de otros fenómenos de corto plazo de aumento de masa en objetos biológicos, incluidos a los seres humanos, que no están relacionados con la transferencia de masa.

El libro de V. S. Grebennikov tiene alto mérito literario e incluye las ilustraciones propias del autor. Es un tipo de “dactilograma” para su sistema de valores espirituales, su perspectiva medio-ambiental y su autobiografía entomológica.

Muchos lectores tienden a percibir el libro como nada más que un resumen popularizado de la experiencia de 60 años de observaciones científicas de entomólogos, salpicado con algunos elementos de ciencia-ficción. Pero esa conclusión sería profundamente errónea. Como amigo de Viktor Stepanovich y como alguien con un conocimiento íntimo de su trabajo (nuestros hogares están sólo a 10 Km. de distancia), puedo dar fe de que nunca he conocido a un científico experimental más cuidadoso, consciente, honesto y con talento.”

“Me levanté con un dolor de cabeza incluso antes del amanecer y, cansado, cojeé hacia el camino para hacer autostop hacia Isilkul.

Ese verano visité el “Lago Encantado” cuatro veces más, en diferentes momentos del día y bajo diversas condiciones climáticas. Al final del verano mis abejas consiguieron rellenar increíblemente abultados sus agujeros con polen de flores -en una palabra, se sintieron genial. Por qué yo no: a un metro desde el borde de la estepa, por encima de sus panales, otra vez tenía un conjunto de más sensaciones desagradables. A cinco metros de distancia, no tenía ninguna…

Y tuve la misma antigua perplejidad: ¿por qué, por qué estas abejas se sienten tan bien aquí que la estepa toda es moteada con sus agujeros como el queso suizo, y en otros lugares, casi como una esponja?

La solución llegó muchos años después, cuando la ciudad abeja murió en el Valle de Kamyshlovo: la labranza llegó hasta el mismo borde que cayó en consecuencia.

Ahora en lugar de hierba y agujeros de abejas, no hay nada ahí sino un atroz montón de barro.

Sólo tenía un puñado de viejos grumos de arcilla -fragmentos de los panales, con varias celdas de la cámara. Las celdas fueron lado por lado y recordaban a pequeños dedales, o pequeñas jarras con cuellos estrechos.

Yo ya sabía que estas abejas eran de la especie de anillo cuádruple -que era el número de anillos luminosos en sus estómagos alargados. En mi escritorio, lleno de equipamiento, hormigas -y saltamontes- caseros, botellas con productos químicos y otras cosas, tenía un amplio receptáculo lleno con estos grumos de arcilla esponjosa. Estaba a punto de recoger algo y moví mi mano sobre estos fragmentos porosos.

Ocurrió un milagro: de repente sentí el calor emanando de ellos. Toqué los grumos con mi mano -estaban fríos, pero por encima de ellos, sentí una clara sensación térmica.”

“Además, en mis dedos sentí algunos tirones hasta ahora desconocidos, una especie de “tic” por así decirlo. Y cuando empujé el recipiente con los panales hasta el final de la mesa y se inclinó sobre ella, sentí la misma sensación que en el lago -mi cabeza se estaba volviendo más ligera y más grande, el cuerpo fue cayendo, los ojos vieron destellos rápidos, y la boca probó una batería eléctrica. Estaba sintiendo ligeras náuseas…

Puse una hoja de cartón en lo alto del recipiente -la sensación no cambió. Una tapa de olla no cambió nada tampoco; era como si “algo” estuviera cortando recto a través de él. Tuve que estudiar el fenómeno inmediatamente. Pero ¿qué podía hacer en casa, sin los instrumentos físicos necesarios? Recibí ayuda de muchos investigadores de diversos institutos de la Academia Agrícola en Novosibirsk.

Pero por desgracia, cada uno de los instrumentos –termómetros, o detectores de ultrasonidos, magnetómetros o electrómetros -no respondieron a ellos en lo más mínimo.

Realizamos un análisis preciso químico de la arcilla -nada especial. El radiómetro también estuvo en silencio… Pero las manos humanas normales, y no sólo la mía, claramente sentían calor o una corriente de frío y un cosquilleo, o a veces un espeso, pegajoso entorno.

Las manos de algunas personas se volvieron más pesadas, otros sintieron que las suyas fueron empujadas hacia arriba; los dedos de algunas personas y los músculos del brazo se entumecieron, ellos sentían vértigo y profusa salivación.”

“Le pedí a gente que no sabía nada de mi descubrimiento sujetar sus manos o rostros sobre los panales y tomé un registro detallado del experimento. Los resultados pueden encontrarse en mi artículo “Sobre las propiedades físicas y biológicas de panales de abeja polinizadoras” publicado en el Boletín de Siberia de Ciencia Agrícola, nº.3, 1984.

El mismo artículo contiene la fórmula del descubrimiento -una breve descripción física de este maravilloso fenómeno. Basado en la estructura de panales de abeja, creé unas docenas de panales artificiales -de plástico, papel, metal y madera.

Resultó que la causa de todas esas sensaciones inusuales no era un campo biológico, sino por el tamaño, forma, número y la disposición de cavernas formadas por los objetos sólidos. Y como antes, el organismo lo sentía, mientras que los instrumentos estaban en silencio.

Llamé al descubrimiento el Efecto de Estructuras Cavernosas (CSECavernous Structures Effect) y continué con mis experimentos. La Naturaleza continuó revelando sus secretos más íntimos, uno tras otro…”

“Resultó que el CSE (Efecto de Estructuras Cavernosas), como la gravitación, no podía ser escudado -él afectaba a los organismos vivos a través de paredes, metales gruesos y otras pantallas. Resultó que si un objeto poroso fue movido a otro lugar, el humano sentiría el CSE no inmediatamente sino en unos pocos segundos o minutos, mientras que el antiguo lugar conservaría un rastro, o como lo he llamado, un “fantasma” perceptible a mano durante horas y a veces durante meses después.

Resultó que el campo CSE no disminuyó ni siquiera con la distancia, sino que rodeó el panal con un sistema de invisibles, aunque a veces claramente perceptibles “depósitos”.

Resultó que relojes -tanto mecánicos como electrónicos- colocados en un fuerte campo CSE comenzaron a funcionar incorrectamente –el Tiempo debe tener también una parte en él. Todo esto fue la manifestación de la Voluntad de la
Materia, en constante movimiento, transformación y eterna existencia. Resultó que en los años 20, el físico francés Louis des Broglie recibió el Premio Nobel por su descubrimiento de estas ondas, y que estas últimas se utilizaron en microscopios electrónicos.

Resultó que… bueno, muchas otras cosas ocurrieron en mi investigación y experimentos, pero nos llevaría a adentrarnos en Física de los estados-sólidos, Mecánica Cuántica, Física de partículas elementales, y lejos de los personajes principales de nuestra narrativa: los insectos…”

VÍKTOR STEPANOVICH GREBENNIKOV Y SU PLATAFORMA ANTIGRAVEDAD

http://taximarbella.blogspot.com.es/2013/01/el-gran-descubrimiento-de-viktor.html

“El científico naturalista, entomólogo, pintor y escritor Viktor Stepanovich Grebennikov fue otra de las pocas mentes preclaras que primero intuyó y luego investigó empíricamente fuerzas de la naturaleza que de misticismo sólo tienen la etiqueta que les colocó la ignorancia y el temor que provoca en el ignorante ( esto dicho sin el más mínimo ánimo despectivo ) poderes y fuentes de energía que, según su visión “contradicen todas las leyes de la naturaleza”, cuando en realidad, paradójicamente, se trata de las leyes naturales en su más pura y potente expresión destruyendo “las leyes de los hombres” enunciadas debido a una comprensión falazmente reduccionista y torpe del mundo.

Grebennikov, al igual que otros pre-claros como Nikola Tesla o Edward Leedskalnin, dejó su mensaje al mundo de lo increíblemente sencillo que puede ser comprender mecanismos que involucran integralmente la gravitación y el magnetismo sin la visión ” a medias ” ( dicho esto con generosidad ) que se tiene actualmente de estas súper-fuerzas.

Sus estudios, que comienzan a partir de la importancia evolutiva de los mecanismos antigravitacionales en los insectos, involucran fenómenos que aún en el contexto de nuestra civilización tecnológica serían todavía considerados “mágicos” o “paranormales” ( “brujería” para los más involutivos ) por cuanto involucran secretos naturales ( totalmente científicos ) que desatan fuerzas que sortean con pasmosa facilidad y espontaneidad obstáculos insalvables en su condición normal, que destruyen leyes sobre transferencia de masa, visibilidad y otros fenómenos que hoy por hoy los científicos sólo ven ocurrir con naturalidad en el microcosmos de la mecánica cuántica, pero que pueden presentarse con igual espontaneidad en la vida diaria ante la manipulación de estas energías ( lo cual, de paso, cierra la búsqueda que desvela a la ciencia sobre la “teoría del todo” ).”

base de la plataforma antigravitatoria

About these ads

9 pensamientos en ““Grebennikov: El Fenómeno Natural de Anti-gravitación e Invisibilidad en insectos debido al Efecto de la Estructura de Cavidad (CSE)

  1. Pingback: “Grebennikov: El Fenómeno Natural de Anti-gravitación e Invisibilidad en insectos debido al Efec to de la Estructura de Cavid… « enlaces y noticias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s